abr
7

La bebida nacional turca: El raki

Author Daniel    Category Cultura, Estambul, Turquía, Viajes     Tags , ,

raki

A pesar de lo que el turista occidental pueda pensar, lo cierto es que Turquía es uno de los países de mayoría musulmana más abiertos y tolerantes de todo el planeta. También lo es hacia el alcohol, de hecho, uno puede fácilmente encontrar un local donde tranquilamente disfrutar de una cerveza, un vino o una copa en numerosos bares y restaurantes de Estambul, Ankara o de las zonas más turísticas del país. El amplio sector laico de la población de Turquía es celoso de esa condición, por ello, cuando uno viaje a Turquía tiene que probar su bebida nacional: el raki.

El raki es una especie de aguardiente de anís originario de la región de Anatolia y que es un complemento imprescindible de la gastronomía turca. Cualquier cena con amigos turcos a buen seguro terminará con unos chupitos de esta bebida espirituosa. Su presencia es casi segura en eventos como bodas. De hecho se dice que Turquía sería un país al que le faltaría algo si no tuviera raki, vamos, que habría que inventarlo.

Se trata de una bebida que es similar a muchas otras. Es parecida al aguardiente español, al ouzo de Grecia y tiene una variante muy casi idéntica en prácticamente todos los países ribereños del Mediterráneo, desde Italia hasta Marruecos, pasando por Líbano. El raki tiene un alto porcentaje de graduación etílica, que ronda los 45 grados. Por ello en numerosas ocasiones se suele mezclar con agua para rebajar ese grado alcohólico. A su vez, la conjugación con el líquido elemento le reporta al raki ese tono blancuzco tan característico.

Existe una frase típica muy extendido en Turquía: ”Si mezclas yogur con agua, sale ayran; si mezclas raki con agua, el resultado es ‘bayram’, una expresión que significa fiesta. Saquen ustedes sus propias conclusiones. Pero sin duda y por experiencia en pocos lugares del planeta se divertirá uno tanto y se sentirá tan a gusto rodeado de la hospitalidad turca que entre unos buenos amigos, una botella de raki y una pipa de sisha, así es como se cierran tratos y se forjan lazos de amistad inquebrantables. Para degustar esta bebida hay que llevar a cabo todo un ritual de mucha antigüedad. Suele beberse en grupo, mejor si es con amigos, sentados a la mesa, buena conversación y algo de picar. Es muy conveniente no abusar de esta bebida.

Primero por su alto grado de alcohol. Y segundo porque acabar borracho está socialmente muy mal visto en este país, por lo que es conveniente cogerse lo que denominamos el puntillo para disfrutar de la experiencia sin caer en la mala educación y que la experiencia sea plena.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Categorías

Etiquetas